viernes, 16 de marzo de 2012

videoclub:breve historia de su extinción

No creo que haya negocio en la tierra mas interesante y a la vez mas peligroso,que montar un"Videoclub".Y es que el videoclub siempre a tenido que luchar contra viento y marea a los constantes cambios de formato que el mercado reclama.Mi romántica visión de estos locales,no me permite ver mas allá de lo que realmente es, ¡un duro negocio!.Muchas veces pienso en como sería el primer videoclub que llego a España,y la imagen que me viene a la cabeza es la de un señor mayor sacando brillo a las cintas beta de los  pulcros estantes y asesorando a los clientes que incesantemente entran ávidos de conocimientos cinematográficos.Y es que,yo creo que al principio primaba lo vocacional y lo regentaban profesionales que se divertían trabajando.
Una cola mas divertida que la del paro 
Las peliculas abandonaban la oscura sala del cine,para llegar a nuestros salones. Y aunque al principio no todo el mundo podía permitirse tener un Beta en casa,yo si puedo decir que fui un afortunado,ya que mi Padre trajo uno siendo yo un chaval.De hecho, creo que mi viejo era el socio numero tres o cuatro del primer videoclub que se abrió en mi pueblo...¡el Hawai 5.0!!¡flípas!Al principio solo traía pelis de las "buenas" tipo: "El Cazador","Erase una vez en America","Papillon"...pero como la variedad era escasa al principio y mi padre era un cliente asiduo..pues..empezó a traer lo que no habia cogido ya.En definitiva..la bazofia. Porque no había mas cojónes.A  partir de ese momento,empezó lo que yo considero mi  verdadero aprendizaje cinéfilo.Joyas como: "Barracuda","El hijo de Godzilla" o "Jaimito contra todos",desfilaban por nuestro salón en maratones de dudoso criterio....¡¡¡ así me he quedao!!! 
Oscuro,y sin aire acondicionado.como dios manda!!!
   Pero el éxito fue descomunal y con la llegada del VHS el catalogo se amplió y empezaron a abrir videoclubs en todos los barrios,con la consecuente bajada de calidad del personal.Ya cualquiera que tuviera algo de dinerillo ahorrado podía montar su particular emporio del séptimo arte.Y pasó lo que pasó.Individuos que anteriormente se dedicaban a vender automóviles....ahora despachaban cintas de video.Y lo mas normal que te podía  pasar era que, cuando entrabas a por una peli que tenias en mente... salíeras con otra diferente.Ejemplo de una conversación normal ,en un videoclub normal, de mediados los ochenta:
-Hola Ramon,buenos días,eehhh,perdona,te ha llegado ya Rocky III??
-¡Pues creo que si..pero no lo se!!...es que me acaban de llegar y las tengo ahí detrás para etiquetar!
-Y no podria dejarme hechár un vistazo a ver siii....??
-¡Que no coño!!!,¡cógete otra.... hostias!!mira, aquella de allí esta muy bien,y es de luchas tambien!
-...Pero si tienes el póster en la puerta!!
-¡Joder que pesado eres chaval,me estas tocando los cojónes ya,ademas, lo que tienes que hacer..es traerlas rebobinadas..que al final no te vas a llevar mas !!!!!
Total,que te volvías a casa con la pelicula del"Mono borracho"bajo el brazo,por que no le había salido de las pelotas al tío mirar detrás.Don de gentes,que se llama.
¡¡Los cierres fueron masivos!!
Llegamos a principios a los noventa,y entre los videos grabadores y el auge de los videojuegos,el negocio sufría su primer bache de consideración.Así que optaron por re-activarlo ofreciendo diferentes productos.Aperitivos,chucherías,refrescos...tabaco..lo que fuera.Mas que videoclubes,parecían putos ultramarínos.El negocio estaba herido de muerte y la era digital asomaba por la esquina.Llega el DVD.Las maquinas nos atacan!!!!!
Como los avispados empresarios vieron que no era rentable mantener el local,luz,expositores y personal para vender cuatro chicles y tomaron una medida salomónica,los empleados....a la puta calle!!Las maquinas expendedoras les daban la oportunidad de seguir ganando dinero sin que la inversión fuera elevada.Pero las maquinas,no ofrecían el trato amable y cercano del viejo videoclub.Ademas llegaron las dudas como....¡si se traga la tarjeta,a quien reclamo?? o ¿y si no me da la peli que quiero?(bueno..este problema parece que las maquinas no lograron evitar,te hubiera dado igual si estuviera Ramon)estos cajeros automáticos no tenían un halagüeño futuro y con la irrupción de Internet y las descargas en casa...pintaban bastos!!
A día de hoy,creo que es un negocio obsoleto.Ya cualquiera se descarga peliculas,y en vez de perros y gatos como mascotas,tenemos Mulas y Elephántes.Lo mas preocupante es el legado que dejamos a nuestros hijos.Me jode pensar que lo mas parecido a un videoclub que van a ver en su vida sea esto...
 
 
¿Perdone,tiene Rocky III?
Dedicado a mi Padre por haberme intoxicado de cine desde tan pequeño.